Cómo hacer una adecuada toma de decisiones

Toma de decisiones

A lo largo de nuestra vida, muchas veces hemos de tomar decisiones a las que no siempre es fácil de encontrar una solución. Frente a estas situaciones, suelen estar presente algunos problemas que son a los que tenemos que resolver ya que, por definición, un problema es algo que tiene solución. Pero… si no tiene solución ¿entonces qué se hace? En estos casos hay que trabajar desde la aceptación como puede ser la pérdida de una relación o un ser querido, por ejemplo.

Sin embargo, cuando tenemos un problema es porque puede generarse una respuesta, una solución, pero hay veces que no conseguimos hacerlo y entramos en bucles que no llevan a ningún fin, sino entrar en una dinámica que nos afecta psicológicamente.

Lo primero que hay que hacer es ser consciente de si puedo encontrar una solución ahora, o es un problema del futuro. Para esto, la Psicología distingue 2 conceptos:

Preocuparte por un problema u ocuparte de ello.

  • Preocuparte: Separemos esta palabra por su procedencia, pre-ocuparte, hace referencia a ocuparte de algo antes de tiempo. Es decir, estás buscando soluciones para algo que no puedes llevar a cabo porque aún no ha ocurrido. ¿Qué genera esto? Contribuye a que mi cuerpo se activa, ya que le estoy enviando la señal de que tiene que actuar, así que se dispara para poder actuar. Sin embargo, como es una acción que no puede llevar a cabo ya que todavía no ha ocurrido, esa activación se vuelve poco útil, ya que no se puede usar, y es entonces cuando pueden aparecer estados de estrés o ansiedad. Es decir, me pongo nervioso/a y pueden empezar a aparecer pensamientos que me mantienen en ese bucle.
  • Ocuparte: Hace referencia a enfrentar el problema o la situación en la que te encuentras. Busco una solución o respuesta para esa situación y la llevo a cabo, por lo que mi cuerpo se activa y puede usar esa energía que siento para actuar.

Además, según distintos estudios, el 90% de las preocupaciones no llegan a suceder. Sólo un 10% de aquello que nos genera malestar podrá ocurrir. Es decir, que la mayor parte de ese tiempo invertido y que puede generar un gran malestar, no llegará a producirse.

Una vez que llega el momento de ocuparse de un asunto no resuelto, podemos usar una técnica psicológica que, mediante una serie sencilla de pasos, podemos organizar una respuesta frente a esa situación. Estos son:

  1. DEFINIR EL PROBLEMA: Aquí hay que describir cuál es el problema que existe de la forma más objetiva posible. Por ejemplo: la asignatura de lengua me es complicada y he de aprobarla
  • POSIBLES SOLUCIONES: Es lo que podría conocerse como “lluvia de ideas” coloquialmente. Se trata de escribir todas las soluciones que se te ocurran sin juzgarlas, es decir, por muy extremas que te parezcan has de escribirlas, más adelante ya veremos si se pueden llevar a cabo. Siguiendo el ejemplo, las soluciones podrían ir desde: contratar un profesor/a particular hasta ofrecer dinero a la profesora para que me apruebe. Recuerda, ¡¡aquí todo vale!! No te juzgues.
  • EVALUAR LAS DISTINTAS OPCIONES: Después de haber recogido distintas ideas, es ahora cuando debemos seleccionar aquellas que sean factibles y éticas. De las que queden habrá que evaluar sus pros y sus contras, es decir, hacer un análisis más profundo que en el punto anterior y, tras esto, las ordenaremos en una lista.

Ejemplo:

  1. Contratar a un profresor/a particular
  2. Intentar dedicarle más tiempo a la asignatura yo solo/a
  • SELECCIONAR LA MEJOR OPCIÓN y EJECUTARLA: En este apartado es donde hemos de decidir cuál de las opciones anteriores será la que seleccionemos y ejecutemos. En el ejemplo: contratar a un profesor/a particular
  • EVALUAR LOS RESULTADOS: Este es el último apartado y tiene una gran importancia, en esta casilla se ha de registrar si ha sido efectiva la solución elegida. En caso de no serlo, hay que volver hacia atrás y reevaluar las opciones elegidas, seleccionando otra de ellas.

Es muy útil hacer una tabla donde estos apartados ocupen distintas columnas e ir completándola por pasos, ya que de esta forma la técnica es más visual y queda recogido en una misma hoja para futuras veces.

Comment
Name
Email

×