Cómo lidiar con las emociones de los niños/as

Como lidiar con las emociones de los niños

Lidiar con las necesidades psicológicas de los más pequeños puede ser algo, en ocasiones, complicado ya que, aún a día de hoy, convivimos en un sistema donde no se recibe una educación emocional desde el sistema educativo.

Algunas veces se puede caer en la falsa creencia de que hay que eliminar cualquier sentimiento o emoción que pueda provocar dolor en el niño, lo que puede invalidar sus sentimientos. Al hacer esto, se puede estar transmitiendo el mensaje de que «no está bien sentir eso” en lugar de hablar sobre por qué siente eso y qué es lo que le está llevando a sentirse así para poder validarlo y reestructurarlo si es necesario.

Es por esta razón que es importante que el padre y/o la madre tenga un adecuado control y conocimiento psicológico sobre sus propias emociones para poder comprender las de su hijo/a, es decir, tener un adecuado autoconocimiento.

Aún teniendo un adecuado autoconocimiento, puede ser difícil saber cómo abordar las emociones de los más pequeños, por lo que a continuación se detallan una serie de pasos para llevar a cabo:

  1. OBSERVAR: En este primer punto lo que hay que hacer es recoger información sobre por qué se siente así, sin establecer juicios o frases del tipo “seguramente se siente así porque él/ella…”, aquí lo importante es describir de forma objetiva lo ocurrido.
    Ejemplo: mi hija quería jugar con su amiga pero esta la ha rechazado en el juego
  2. PONER PALABRAS: Aquí se trata de poner palabras a lo que está sintiendo tu hijo/a y que perciba tu cercanía y entendimiento.
    Ejemplo: entiendo que te apetecía jugar mucho con ella y no es agradable no haberlo podido hacer… ¿verdad?
  3. ACEPTAR Y VALIDAR: Mostrar que aceptas cómo se siente y que es válido además de posible, sentirse así.
    Ejemplo: Es normal que te sientas así porque tenías muchas ganas de verla y divertirte con ella
  4. DAR RESPUESTA: Esta respuesta no hace referencia a la solución práctica que también puede acompañarse en este paso, sino a una respuesta emocional. Es decir, dar apoyo emocional para que el menor sienta que puede apoyarse en ti.
    Ejemplo: ¿Te parece si nos damos un abrazo nosotras?
  5. PEDIR AYUDA: Estos pasos anteriores suelen ser útiles en muchas situaciones, sin embargo, si el menor aún no siente su necesidad emocional más aliviada o atendida también se puede pedir la ayuda para hacer estos pasos a una persona con la que tenga especial cercanía o apoyo.

Desde la terapia psicológica se pueden trabajar más a fondo en estos y otros aspectos para fomentar un adecuado desarrollo interpersonal y familiar.

Comment
Name
Email

×